Las Últimas

Dropdown Menu

28 julio 2020

Aumentar recursos propios, solución a Estados que exigen recursos federales
by MercadoInterno - 0


 
















Covid-19 frenaría avance logrado de 10 años en ingreso laboralConeval

 



Juan Manuel Rodríguez (28-VII-20)

Los sabios recomiendan cautela en pedir un deseo, porque se corre el riesgo de que se cumpla. Y la legítima demanda de larga data de los gobernadores, en busca de una reforma fiscal, encontraron la respuesta del presidente López Obrador quien, en Zapopan, se comprometió a “analizar” la revisión del Pacto Fiscal suscrito hace cuarenta años. Los gobernadores panistas (GOAN) le tomaron la palabra, pero AMLO se revisará siempre buscando que “haya finanzas sanas y no se endeude al país”.

Expertos confirman que el pacto actual está agotado y, como dijo Carlos Urzúa el extitular de Hacienda, la gran mayoría de los gobernadores no tienen dinero están con el agua al cuello, pero también el gobierno federal que, además del estancamiento económico, llegó la pandemia que “en ningún episodio de la historia se había tenido una desaceleración tan súbita y tan profunda” como ésta, dijo Alejandro Díaz de León, gobernador de Banxico. 

Y mientras aplicamos una autosuspensión de la actividad productiva con cierre de empresas, 11 estados y algo de la federación, contrajeron el primer semestre del año una deuda de 146 mil 500 millones de pesos (mdp), según Toji y Transparencia Mexicana.

 En los últimos cuatro meses suman 325 mil 270 mdp salidos del país por la venta de bonos de inversionistas extranjeros temerosos de inminente baja en la calificación en México. Según Banxico, actualmente el valor total de deuda mexicana en manos de inversionistas extranjeros es de un Billón 800 mil mdp, el nivel más bajo desde enero de 2014. 


El INEGI nos pone al tanto de los efectos nocivos de la pandemia con un millón de desempleados en sector formal y llega a 12 millones contando los informales, esperando contar pronto con las empresas que no podrán volver a reabrir actividades. Coneval nos sorprendió ayer con datos de la encuesta telefónica de INEGI sobre ocupación y empleo, cifras que, de confirmarse cuando se restablezca la Encuesta cara a cara (ENOE), mostrarán que el COVID-19 habría frenado el avance logrado en la reducción de pobres por ingresos en más de una década.

En condiciones tan volátiles, la convención nacional Hacendaria sea oportuna o no, es necesaria y deberá ser precedida de un gran acuerdo político nacional, pues será una Reforma Fiscal integral que toque los aspectos como pensiones, progresividad fiscal, federalismo y Pemex, concluyeron expertos reunidos la semana pasada. Es en ese Acuerdo Político, precisó Carlos Urzúa, donde el Presidente debe mostrar su lado de estadista, que hasta el momento no ha mostrado, en el “que piense en términos intergeneracionales”.

Aún así, se planteó lo difícil que es lograr ahora la reforma fiscal, puesto que no habrá funcionario que adopten medidas tributarias que tengan un costo político, sobre todo en vísperas de las elecciones más grandes que se realizarán en 2021.

Sin embargo, no obstante la crisis sanitaria, el SAT logró incrementar la captación tributaria de enero a junio en un Billón 747 mil 684.7 millones, aún con ligeros descensos en IVA e ISR, pero superó en 3.2% lo captado en el primer semestre de 2019, o sea más de 53 mil mdp extras, de los cuales 30 mil millones captados gracias a los acuerdos con las grandes empresas que en materia tributaria presentaban irregularidades, como América Móvil, WalMart, IBM o Minera Fresnillo.

 

Pero en lo sucesivo habrá problemas para cubrir presupuestos anuales sin acudir a endeudamientos o déficits. La propia Convención Hacendaria podría proponer soluciones, una de las cuales ya ha sido planteada por expertos, como David Colmenares Páramo, actual Auditor Superior de la Federación quien insistentemente ha demandado revisar el Pacto Fiscal con gran conocimiento de causa en la Ley respectiva, o como Secretario de Finanzas que ha sido en algún estado (Oaxaca, por ejemplo) y ha sugerido, incluso, que la propia Auditoría Superior debería ser invitada a participar en la revisión del Pacto Fiscal.

 

Es ahí donde consideramos que los gobernadores promotores de la Convención Hacendaria, deben estar atentos a que se les cumpla su deseo. Uno de los problemas fundamentales se refiere a la responsabilidad del manejo recaudatorio a nivel de las entidades federativas donde algunos gobernadores son más proclives a estirar la mano ante la Federación que buscar mediante la tributación local cubrir sus ingresos propios. El promedio de su dependencia a las tranferencias federales rebasa en muchas entidades el 90%.

Es la llamada “pereza fiscal” que padecen gobernadores y municipios locales, lo que debe preocupar a quienes promueven un reparto más justo de los recursos que los contribuyentes aportan a sus gobiernos.

www.mercadointerno.com.mx

NEXT »

No hay comentarios

Publicar un comentario