Las Últimas

Dropdown Menu

08 noviembre 2019

Nada es perfecto, pero AMLO sigue adelante
by MercadoInterno - 0



Palenque 12

Nada es perfecto, pero AMLO sigue adelante

Por Julio Pomar

Una mirada al conjunto de los hechos políticos del país bajo Andrés Manuel López Obrador como Presidente Constitucional y como el gran beneficiario de los votos de los mexicanos del 1º de julio de 2018 (30.5%), muestra cómo los desplazados del poder están rabiando contra el actual mandatario porque el apoyo popular de AMLO no ceja y no disminuye del 80% en las diversas encuestas que se realizan. Todos los grupos que han sido marginados del poder, desde el salinato y los gobiernos sucesivos (de Zedillo, Fox, Calderón y Peña) no acaban de asimilar el hecho del amplísimo margen de triunfo del tabasqueño.

Y acostumbrados a mirar con los ojos de la debilidad real con que su respectivos jefes gobernaron, o sea en medio de maniobras y cuchupos que pretenden sustituir a verdaderas políticas populares, creen que ahora es igual, que el apoyo de la gente fue flor de un día o unos meses y que está en proceso de acabarse, si no es que en la agonía terminal. Piensan que de un momento a otro se evidenciará el fracaso de la Cuarta Transformación y el actual Presidente deberá, ya, hacer maletas para ausentarse del Palacio Nacional. O cuando menos bajarle a sus intentos de reforma, y hasta transformarse en su opuesto, el neoliberal, dicen, que todos traemos en el corazón.

No se dan cuenta, como se los ha dicho el propio AMLO, que este es un cambio diferente, que no es una sustitución simple de gobierno o funcionarios, sino de metas, perspectivas y programas, un cambio a profundidad, o sea, una gran transformación. Los críticos del tabasqueño se han tenido que tragar a  cada instante sus palabras y sus volanderas descalificaciones. Contra las evidencias de que AMLO comete errores circunstanciales, pero no en el plano general, se apresuran a cantarle los adioses. Igual que durante 20 años se mantuvieron negándole valor a la política del de Macuspana, ahora pretenden que cualquier pifia menor se transforme en el gigantesco error que muy pronto lo desplace de la Presidencia.

Un participante obradorista en Face Book, lo resumió así hace unos días: “Decían que se gastaría más de lo disponible. No sucedió. Que se endeudaría al país. No pasó. Que se iría al cielo la inflación. No ocurrió. Que se devaluaría el peso. Tampoco sucedió. Desconcertados por todo eso, algunos analistas sin brújula han encontrado neoliberalismo de clóset (¡!) en la Cuarta. Transformación…” O sea, que el neoliberalismo, ahora dizque enconchado dentro de la 4ª. Transformación, sigue siendo la línea rectora del gobierno actual, sin importar la cotidiana prédica y obra del propio López Obrador quien se desmarca radicalmente del neoliberalismo. Esa pretensión de que el neoliberalismo sigue gobernando, no es más que una soberana idiotez.

Es parecido a lo que algún connotado que no ilustre comentarista del salinismo señala estos días en el sentido de que López Obrador no tiene línea estratégica en su acción. ¿Y los avances logrados en las diversas faces de su actuación en lo social y en lo económico son por obra y gracia de la casualidad? Es sólo una arbitrariedad conceptual y política constreñir las fallas en la conducción de la lucha contra la violencia y el narco, que no es un fenómeno que nació con AMLO, sino que viene desde la época de Carlos Salinas, pero con mayor vigor desde Fox y Calderón, cuando éste último se acabó de lanzar a la guerra a palos contra el avispero. Recuérdese que fue desde con Salinas de Gortari que se empezó a acuñar la idea de que cada sexenio tenía a su cártel favorito al cual protegía contra los demás. Si AMLO tiene indeseadas fallas en la lucha contra la violencia narca, no es sólo imputable a él, sino en mayor medida a sus antecesores en la Presidencia. Si se entiende esto, se podrán empezar a colegir los avatares de los que desde el gobierno y el ejército combaten a las bandas de narcotraficantes y delincuentes organizados, sin que falten, naturalmente, cómplices dentro de las filas oficiales, que son muy vastas.

Los sectores más sensibles del pueblo mexicano están respondiendo invariablemente con el 80% de apoyo a la política actual de López Obrador. No le busquen más cuadraturas al círculo. Así es y así ha venido siendo desde que la perspectiva del triunfo del tabasqueño se abrió en la política nacional, sin que eso quiera decir que en la política de este gobierno todo es perfecto y no hay fallas que corregir.
« PREV
NEXT »

No hay comentarios

Publicar un comentario