Las Últimas

Dropdown Menu

28 septiembre 2019

Cuanto más se conoce, menos se sabe
by MercadoInterno - 0




EN LAS NUBES  
Cuanto más se conoce, menos se sabe
Carlos Ravelo Galindo, afirma:
A propósito. Con infinito orgullo  doña Bety y yo felicitamos a nuestro hijo Jorge Alberto, por sus primeros sesenta años de vida. Más de mitad como  abogado.
Brindaremos por él y su esposa  la arquitecta y pedagoga Marta Barba y sus hijos, la pedagoga Ximena Guadalupe, el médico Jorge Alberto y  la licenciada en hotelería Mariana Usobiaga, su esposa. 
Con una a la una.
Así es. 
Aquellos que son bendecidos con una inteligencia muy alta generalmente no se detienen ante nada para comprender el significado existencial de cada concepto que se les presenta y cada experiencia que tienen.
Paradójicamente, la inteligencia es una maldición. 
Cuando alguien llega al punto de sentir  que cuanto más conoce, menos sabe
A menudo se asume que quienes  tienen un cociente inteligente muy alto son extremadamente bendecidas debido a los beneficios tan obvios, como poder ingresar a las mejores escuelas. 
Sin embargo, la realidad es que estas personas tienen que lidiar con el hecho de que su inteligencia superior tiene un lado negativo.
Las personas altamente inteligentes a menudo tienen una comprensión increíble de sus emociones, y a menudo pueden expresarlas a otras personas sin demasiada dificultad, sin embargo, muchas de ellas dicen que nunca sienten el alivio al hacerlo.
Esto se debe a que tienden a usar su elocuencia como una cortina de humo, que es aún más efectiva cuando las palabras que pronuncian son verdaderas. 
El hecho es que muchos de ellos sienten que lo que acaban de expresar no ha sido liberado físicamente de ellos, sino que simplemente ha sido etiquetado.
Tener un coeficiente intelectual muy alto puede hacer que la vida académica y profesional sea mucho más fácil para algunas personas, sin embargo, esto tiene un inconveniente muy grave. 
Sobrevivir con mucho menos esfuerzo que sus pares, un individuo altamente inteligente puede nunca desarrollar el nivel de perseverancia requerido para que alcance su máximo potencial.
Hace que la persona viva en un constante estado de preocupación sobre lo que sucedería si fallara en algo o no cumpliera con las expectativas de otras personas.
Este miedo puede hacerlos tan cautelosos que les impide intentar cosas nuevas.
Probablemente esté familiarizado con la sensación de tener que morderse la lengua cuando alguien dice algo que es incorrecto cuando tiene una conversación casual con él.
Este sentimiento a menudo se amplifica exponencialmente en personas que son realmente inteligentes, hasta el punto de que solo tienen que decir algo.
A lo que generalmente lleva esto es a darse cuenta de que nada realmente parece significar nada, y su búsqueda incesante de respuestas concluyentes a lo que sus mentes están preocupadas puede volverlos locos.
Cuando una persona inteligente tiene un momento de iluminación provocado por algo que acaba de leer, presenciar o comprender, generalmente está realmente emocionado de compartirlo con quien quiera que esté cerca. 
El hecho es que esta emoción puede ser interpretada como alardear o presumir por la persona con la que comparte.
Esto es desafortunado porque generalmente  es por el deseo de ser útil o ampliar el conocimiento de alguien.  
Las personas que son altamente inteligentes son las únicas que pueden acercarse a los límites de la cognición humana. Lo que esto significa es que, por más que lo intenten, no es posible que lo entiendan todo.
Filosofía de un ignorante.
craveloygalindo@gmail.com

« PREV
NEXT »

No hay comentarios

Publicar un comentario