Las Últimas

Dropdown Menu

26 septiembre 2019

Cincuenta años de centinela de la luz
by MercadoInterno - 0




EN LAS NUBES  
Cincuenta  años de centinela de la luz 
Carlos Ravelo Galindo, Afirma:
La tercera edad es simplemente una etapa más de la vida  que hay que llenar de actividad como cualquiera otra.
Pedro  cumple cincuenta años de haberse ordenado sacerdote. Aunque ya  tiene el pelo blanco y la edad le ha lijado la voz, aún arenga con ardor a los pecadores  y en su empeño por salvarlos, alcanza con ellos una rara empatía, más persuasiva que mil reprimendas.
Su tarea estableció  que la amistad es un abrazo de perdón, un aplauso que estimula,  un encuentro que regocija, una entrega sin calcular y un esperar sin cansancio. 
El padre Pedro Mata Camacho, nació en San José de la Paz, Jalisco, el 27 de abril de 1934.
Hijo de Pedro Mata Bravo y María Encarnación Camacho Carranza.
Fue ordenado sacerdote el 26 de septiembre de 1969, en la parroquia del Campo Florido.  Hace medio siglo.
Y nombrado el segundo párroco, en la misma parroquia.  Duró diez años. 
Esto es en realidad el padre Pedro, que con cincuenta años de haberse ordenado sacerdote, se convirtió en el centinela de la luz, en México.
Y como nunca es largo el camino que conduce a la casa de un amigo, hoy lo apoya, como guardián de la Fe, desde hace cinco años,  párroco del Campo Florido, del fraccionamiento La Florida, Naucalpan, don Francisco Maldonado Hinojos. Digno sucesor. Amigo non.
Como su antecesor Juan Antonio Villa,  y habitantes de toda la zona, que a su paso  entendieron que los grandes hombres no nacen grandes. Crecen grandes. Son un ejemplo. 
Y como entienden que la amistad es una de las cosas  más difíciles de explicar, a la celebración de su cincuenta aniversario sacerdotal  convocaron a altos jerarcas de la Iglesia Católica. 
Con ellos, el Arzobispo de Tlalnepantla, monseñor  José Antonio Fernández Hurtado  y los obispos auxiliares  Efraín Mendoza Cruz y Jorge Cuapio Bautista, también Vigilantes de la certeza, concelebraron la ceremonia eclesiástica.
Fue en el templo construido por los arquitectos Francisco Artígas. Matías Goeritz y Mario Pani: “El Campo Florido”.  
(Entre paréntesis, el recinto católico como las cinco torres de Satélite, fueron declarados monumentos nacionales.)
El padre Pedro aun mozalbete, acompañó al primer párroco de la iglesia del Campo Florido, Eulalio  y ambos recibieron el recinto sagrado por los constructores del fraccionamiento La Florida, Naucalpan.
Fue el segundo rector y su labor al frente del templo declarado monumento excepcional, le valió que el Episcopado le encomendara  misiones en el Estado, donde dejó nuevas edificaciones.
Su constante intervención en diversas iglesias lo convierte según los feligreses en el centinela de la luz.
Desde hace cinco años colabora también, con el párroco Francisco Gerardo Maldonado Hinojos, desde que éste remplazó a otro dignatario de grata memoria, el Padre José Antonio Villa.
Algunos datos del  sacerdote:
Estudio  primaria en San José de la Paz, Jalisco y secundaria y preparatoria en Degollado, Jalisco
En el Seminario Diocesano de los Remedios, arquidiócesis de Tlalnepantla, en 1965, fue de los primeros alumnos
Fue ordenado sacerdote el 29 de septiembre de 1969 en la Parroquia del  Campo Florido y el segundo párroco durante diez años..
Posteriormente párroco en la iglesia de Jesús del Monte, Huixquilucan, México,  del 22 de octubre de 1995 durante quince años. 
Al mismo tiempo fue capellán del hospital  Ángeles de Interlomas.
En ese lapso le fue encomendada la construcción de la parroquia de San Judas Tadeo, Interlomas.
Colocó la primera piedra el arzobispo Ricardo Guízar, el 11 de noviembre de 2001.
Y la consagración del altar, por el arzobispo Carlos Aguiar Retes, en dos mil diez
El próximo noviembre se hará cargo, como párroco emérito, de la capilla de la Santa Cruz de Jerusalén, en la colonia  Bosques de Echegaray, Naucalpan, en donde transmite ya, como centinela, la luz.
La tercera edad es simplemente una etapa más de la vida  que hay que llenar de actividad como cualquiera otra, reiteramos los que ya estamos en ella.
Bendito sea tu nombre Pedro Mata Camacho.
craveloygalindo@mail.com

« PREV
NEXT »

No hay comentarios

Publicar un comentario