Las Últimas

Dropdown Menu

09 julio 2019

Con decisión y aplomo se mantendrá la ortodoxia fiscal y macroeconomía fijada
by MercadoInterno - 0






Arturo Herrera asume en plena desaceleración económica pero
se reconoce la ortodoxia fiscal aplicada por Carlos Urzúa Macías

Juan Manuel Rodríguez (9-VII-19)
Escasos 45 minutos después de conocerse públicamente la renuncia del aguascalentense Carlos Manuel Urzúa  Macias al cargo de secretario de Hacienda, el presidente Andrés Manuel López Obrador llamó a palacio nacional al subsecretario del ramo Arturo Herrera Gutiérrez y lo presentó como nuevo titular de la dependencia.

La primera reacción de diversos sectores fue sobre la sorpresiva renuncia, pero rápidamente pasó a segundo término cuando, sobre todo en el sector privado, la cuestión se enfocó hacia la denuncias que presentó Urzúa sobre las acciones que se tomaron sin sustento y a la mención que hizo sobre nombramientos que incluirían conflictos de interés.

No dejaron de hacer un reconocimiento a la política dirigida desde la secretaría de Hacienda sobre una macroeconomía ortodoxa y que, significativamente, coincide con la tarea que sobre este tema ha desarrollado el hasta hoy subsecretario Arturo Herrera y que con toda seguridad, continuará en lo que se se considera una política financiera reconocida internacionalmente, por lo que ha recibido inmediatamente un voto de confianza en quien tiene experiencia a nivel exterior pues operó 8 años en Washington, en el Banco Mundial y a su maestría en el Colegio de México, está por obtener un doctorado en el exterior.

Quizá Urzúa consideró que con colaboradores designados, incluso los que estarían bajo su autoridad, no podría seguir trabajando, aunque si así fuera, olvidó que como lo dijo Luis Echeverría hace 40 años, la política económica del país se manejaba entonces desde Los Pinos y ahora desde Palacio Nacional. O quizá recordemos a José López Portillo que ante las diferencias de criterios y choques abruptos entre sus miembros del gabinete, el de Hacienda y el de Presupuesto, decidió cortar por lo sano y los despidió a los dos colaboradores.

Carlos Urzúa  dejó una política macroeconómica aplaudida por los principales mercados financieros, de equilibrio fiscal sin déficit primario, sin incremento de la deuda pública y una austeridad aprobada por el Congreso aplicada, quizá con mayor dureza en la realidad y que provocó algunas protestas de las diversas secretarías de estado afectadas, pero también –como lo dice en su carta de renuncia,  nombramientos con ciertos posibles conflictos de interés y que quizá, como dicen observadores, en el Sistema de Administración Tributaria (SAT), banca de desarrollo  y  otros sectores dependientes de Hacienda y que aparentemente habían sido sugeridos desde la Oficina de la Presidencia encabezada por Alfonso Romo.

Al anunciar el nuevo nombramiento desde palacio nacional, AMLO  mencionó los buenos resultados obtenidos hasta la fecha en su nueva administración, estabilidad en el riesgo así, la apreciación del peso y otros indicadores que permitirán,”con decisión y aplomo” continuar para crear riqueza y que ésta sea repartida equitativamente (aunque con la renuncia de hoy, esos indicadores haya sufrido un descalabro que, seguramente, será momentáneo y pronto las aguas volverán a su nivel aunque, añadimos nosotros, bajo una desaceleración económica generalizada), esperando que las calificadoras tomen en cuenta esta situación de estabilidad sostenida estos meses.

Seguramente las inquietudes que reveló Carlos Urzúa en su misiva de renuncia (cuyo texto reproducimos entera en nuestra sección “Testimonios y Documentos”), seguramente deberán tener una explicación de la actual administración de la Cuarta Transformación para los sectores privados nacional y de los mercados internacionales para evitar cualquier estado de incertidumbre.

La principal misión de la nueva administración lopezobradorista será realizar un análisis profundo sobre la severa política de austeridad, obviamente necesaria, pero reconsiderar aquellas áreas que requieren, desde luego, generar condiciones para incrementar la urgentísima inversión pública que provoque una respuesta positiva de la inversión privada, tanto nacional como extranjera, clave vital para el crecimiento económico que se ha prometido en la nueva política de desarrollo económico en que está incursionando el país y que tanta repercusión ha provocado en todos los sectores, como acontece en toda transformación  profunda de las sociedades.

www.mercadointerno.com. mx



« PREV
NEXT »

No hay comentarios

Publicar un comentario