Las Últimas

Dropdown Menu

22 noviembre 2018

El sol y el viento
by MercadoInterno - 0



                                                                                   
EN LAS NUBES  
El sol y el viento      
Carlos Ravelo Galindo, afirma:                                                              
Los seres humanos deberíamos pensar profundamente acerca de nuestras acciones.                                                                                
Utilizamos la violencia, la ironía, la agresividad y la burla para tratar de lograr nuestros objetivos. Pero no nos damos cuenta de que, la mayoría de las veces, con esos métodos es más difícil alcanzarlos.
Una sonrisa puede lograr mucho más que el más fuerte de los gritos, pues basta con ponerse por un momento en el lugar de los demás para comprobarlo                                                                           
En esta historia, el sol y el viento debatían sobre cuál de dos era más fuerte.
La discusión fue larga, porque ninguno de los dos quería ceder. Al ver  que por el camino avanzaba un hombre, acordaron en probar sus fuerzas usándolas contra él.
El viento dijo: "ahora vas a ver, con la suficiente fuerza, ¡seré capaz de desgarrar sus vestiduras!"
Y comenzó a soplar todo lo fuerte que puedo. Pero cuantos más se esforzaba, más se agarraba el hombre a su abrigo, contra el viento, y seguía su  camino.
El viento, encolerizado, descargó lluvia y nieve, pero el hombre no se detuvo y no se desprendió de su abrigo.                                     
Y tras un rato, el viento desistió.                                                    
Entonces el sol sonrió, se mostró entre las nubes, recalentó la tierra y el pobre hombre, que se regocijaba con aquel dulce calor, se quitó el abrigo y se la puso sobre el hombro. 
Fue cuando dijo el sol al viento: "ya ves como con la bondad se consigue más que con la violencia y por eso, yo soy más fuerte".                                                                                                      
Qué preferimos una sonrisa o un insulto .Una  caricia o una bofetada.                                                                                   
Pensemos que los demás seguramente prefieren lo mismo que nosotros... así que entonces tratemos a nuestros semejantes de la misma manera en la que nos gustaría ser tratados.                       
Así de simple.                                                    
craveloygalindo@gmail.com

« PREV
NEXT »

No hay comentarios

Publicar un comentario