Las Últimas

Dropdown Menu

16 julio 2018

INCERTIDUMBRE NACIONAL
by MercadoInterno - 0




Praxis Política.- Por Ramón Sifri

INCERTIDUMBRE NACIONAL

“Si no tenemos la capacidad para adelantar resultados favorables o desfavorables para la nación, luego entonces, no estamos preparados para dirigir; no estamos preparados para  gobernar” Lic. Jesús Reyes Heroles (sic)

Aún sin contar con la constancia de mayoría que por Ley debe recibir del Tribunal Electoral del Poder Judicial, mucho menos  el dictamen que declara la validez de la elección presidencial y finalmente la constancia como Presidente Electo que debe entregar la Sala Superior de dicho órgano colegiado, el virtual ganador de la elección presidencial, Andrés Manuel López Obrador, ya se encuentra en graves y delicados problemas con millones de mexicanos.

Si gentil lector, mal empiezan los trabajos de transición vía la entrega-recepción entre los equipos de trabajo designados por el gobierno federal que va de salida y el que entrará en funciones a partir del próximo 1º de diciembre del presente año.

Por qué?, Simplemente porque como dice el argot político, se le esta haciendo bolas el engrudo al que ocupará la titularidad del Poder Ejecutivo Federal y a su equipo de colaboradores. Las críticas alarmantes que ya empiezan a preocupar dentro y fuera del país. No son por las justas propuestas formuladas por la coalición Juntos Haremos Historia contra la corrupción, injusticia, excesos e impunidad ofrecidas por el tabasqueño antes, durante y después de la campaña para ocupar la silla del Palacio Nacional, sino por la instrumentación y contradicciones sobre algunas medidas de carácter técnico- administrativas que no tienen sustento, lógica, ni pies ni cabeza.

Si Andrés Manuel López Obrador no quiere provocar el inicio de movilizaciones y protestas públicas callejeras antes de iniciar su administración, debe frenar de inmediato las voces que empiezan -también con toda justicia- a levantarse en contra de medidas que solamente al anunciarlas, han creado desconfianza, preocupación y alarma en todo lo largo y ancho de la geografía nacional. Un ejemplo es que el 70% de personal de confianza será corrido, sin especificar de que vivirán a partir del 1º de diciembre, ¿acaso no son mexicanos, no los ampara la Constitución. El desempleo y pobreza que ocasionarán estas medidas será la solución que necesita la nación?


Lo complejo de estos anuncios formulados por el famoso Peje, tiene varias lecturas y mediciones que pueden originar un antecedente negativo, por decir lo menos,  justo al inicio de cualquier cambio de gobierno que se haya realizado en México. Ante esta disyuntiva surgen varias preguntas obligadas: ¿Nadie le puede advertir al candidato ganador sobre el peligro inminente en que se encuentra? O tal vez lo están ayudando…..pero a bien morir!
¿la inexperiencia y desconocimiento están poniendo en  evidencia al equipo de quienes formarán el gabinete legal y ampliado en el próximo sexenio?.

Me parece que la toma de decisiones, buenas o malas, deben  iniciar con algo tan elemental como un buen diagnostico ético, profesional y de resultados que busquen beneficiar a la gran mayoría de los mexicanos. Así las cosas, medidas como la descentralización de la administración publica federal ha puesto en entredicho la palabra empeñada por López Obrador, toda vez que en lugar de buscar el progreso de quienes emitieron un sufragio por él, de premio recibirán que los envíen a entidades federativas que ni pidieron ni quieren.

Según han informado, a excepción de las Secretarías de Defensa, Marina, Hacienda, Relaciones Exteriores y Gobernación, todas las demás tendrán que mudarse, con todo lo que esto implica (buscar casa, cambio de escuelas de sus hijos, alta y baja de clínicas, hospitales, de sus automóviles, y de todos los bienes y servicios) casi nada, por otra parte funcionarios, empleados de base, confianza, por honorarios y eventuales de la administración publica están, además de inconformes, sumamente preocupados por su futuro y el de sus familiares, toda vez que nadie, absolutamente nadie, tuvo la delicadeza de preguntarles sobre su aceptación o rechazo. Es decir, les van aplicar medidas coercitivas que a nadie benefician.

Otro conflicto mayor será el que la clase media, que fue la que le dio más votos al próximo presidente, recibirá como premio a su lealtad, que les bajen a la mitad su sueldo y les aumenten un día más de trabajo sin sueldo, ya que ahora deberán laborar de lunes a sábado, y, el colmo; que pierdan estímulos, ahorros y garantías para su retiro, lo que me parece absurdo, impopular e injusto, además, siento que ante estos cambios frenarán, sin duda alguna, la productividad y el legitimo anhelo y derecho al progreso y bienestar personal, profesional y familiar. La crítica más avasalladora estriba en que, parece ser, Amlo pretende gobernar con la mediocridad e ignorancia.

En este contexto, la gente que ha estudiado, que se ha preparado y lo sigue haciendo, buscando, postgrados, maestrías y doctorados para alcanzar un mejor nivel de vida y un futuro más seguro, se siente frustrada, traicionada. Y al mismo tiempo se pregunta: ¿para qué seguir estudiando y preparándose, si finalmente en todo el sexenio de Obrador como pago máximo recibiría un sueldo aproximado a los 50 mil pesos mensuales? ¿La próxima administración federal seguirá fomentando la fuga de cerebros mexicanos?

Lo delicado del tema que hoy nos ocupa, no es solamente todo lo descrito anteriormente, sino lo más grave es que el próximo gobierno de la esperanza todavía no inicia y ya esta lacerando las condiciones mínimas de progreso y bienestar a que todo ser humano tiene derecho. ¿En todos estos cambios y en tratándose de limitar, restringir o eliminar asuntos administrativos-restrictivos que propone el próximo gobierno no se contempla someterlos a consulta popular?

Este tema da para mucho más, sin embargo por cuestión de espacio concluimos esta colaboración haciendo las siguientes reflexiones que millones de mexicanos bien nacidos ya están formulando: ¿Las medidas dictatoriales, sin consensos  y a raja tabla serán el distintivo de la administración Amlo? ¿La imposición será el sello que predomine el gobierno morenista para que: “Juntos Hagan Historia”. El que tengo ojos para ver que vea, y el que tenga oídos para escuchar que escuche!





« PREV
NEXT »

No hay comentarios

Publicar un comentario