Las Últimas

Dropdown Menu

25 junio 2018

Sin planeación que respete los cauces naturales, seguirá inundación pluvial
by MercadoInterno - 0






El desarrollo económico favoreció especulación de tierras, caos
de expansión urbana y fraccionamientos sin municipalizar

Juan Manuel Rodríguez   (25 jun 18)
No deben sorprender las lluvias atípicas como la sufrida el pasado martes 19 de junio, puesto que si bien son esporádicas, sí se presentan de vez en cuando y deberíamos estar preparados para ello, puesto que, según recordamos, hace más de medio siglo, a fines de los años 50s la calle Hornedo y otras se convertían en ríos porque el agua siempre respeta su cauce.

Se puede decir que la tormenta del martes fue excepcional, con una precipitación que alcanzó los 57 milímetros cúbicos, lo que equivale a casi el 70 por ciento  del promedio que llueve tradicionalmente durante los meses de junio.

Sin embargo, hay que considerar el proceso de desarrollo urbano registrado en nuestra entidad por sus continuos momentos estelares de crecimiento económico, espectaculares desde la administración de Rodolfo Landeros y reproducidas en ulteriores sexenios, incluido el pasado reciente, todos los cuales han orillado a promover Códigos Urbanos no siempre respetados, al grado que el Instituto Mexicano de la Competitividad (IMCO) ubicó en el desordenado crecimiento urbano como uno de los principales problemas de la ciudad capital que, como vemos, sigue rompiendo normas al fomentar un crecimiento de la mancha de concreto incluso fuera del tercer anillo.

Y a propósito de anillos, que debido a ese crecimiento se han multiplicado, pero siempre precedidos de expropiaciones oficiales de superficies para responder a la demanda inmobiliaria o conservar una reserva territorial, o compra de tierras agrícolas por parte de particulares especuladores, acabando los viñedos y otros cultivos, incluso funcionarios con información privilegiada, superficies que luego son circundadas por el circuito vial que les da inmediata plusvalía, convirtiéndose varios de esos nuevos terratenientes en prósperas empresas constructoras, a su nombre o por interpósita persona, fraccionadores y desarrolladores de vivienda, multiplicándose los cotos o de hecho, nuevas ciudades satélites.

Tan acelerado crecimiento de la mancha urbana ha sido tan desordenado que todavía existían unos 200 fraccionamientos sin ser municipalizados con problemas de sus habitantes para obtener los habituales servicios que proporcionan los Ayuntamientos.

Surge ahora una ley que obliga a los Ayuntamientos a no autorizar nuevos fraccionamientos si antes no se garantiza el suministro de agua para las nuevas unidades habitacionales, lo cual constituye un verdadero problema en una cuenca que está sobreexplotada en sus acuíferos, con usuarios consumiendo aguas profundas con alto contenido de dañinos metales pesados causantes de enfermedades que ya son pandemias.

En esa especulación y explosión urbana, no les importa convertir cauces de arroyos y ríos en modernas avenidas sin darle salida a los torrentes pluviales y, si se construye alguna tubería con respetable diámetro para recibir los escurrimientos de lluvias, como la del antiguo arroyo que, inexplicablemente yace, sin uso, bajo la flamante avenida “Adolfo Lopez Mateos”.

 La ausencia de respeto a los cauces naturales e insuficiencia de atarjeas o resumideros que capten el agua de lluvia en todas las calles de la ciudad, que permita utilizar al máximo los miles de kilómetros de la red de alcantarillado existente, es lo que causó la saturación de los 20 grandes colectores pluviales existentes y los dos nuevos colectores anunciados aliviarán, pero no resolverán el problema de las inundaciones, generado por la falta de planeación ancestral, que ni siquiera requieren de tormentas, sino que con cualquier lluvia normal se inundan nuestras calles entorpeciendo la movilidad vehicular.

Tiene razón Humberto Tenorio Izazaga, presidente de Conciencia Ecológica AC, al señalar que faltó planeación urbana en años pasados, pero si vemos nuevos fraccionamientos sin suficientes resumideros o cloacas para captar las aguas pluviales que alimenten la flamante red de alcantarillado de miles de kilómetros que presume don Refurio Muñoz (CCAPAMA), seguirán las inundaciones con cualquier lloviznita.

www.mercadointerno.com.mx







« PREV
NEXT »

No hay comentarios

Publicar un comentario