Las Últimas

Dropdown Menu

24 abril 2018

Sin empresa innovadora y audaz, no hay crecimiento económico: Granados Roldán
by MercadoInterno - 0








Agotado el modelo de empresas familiares de Aguascalientes 

Una interesante y minuciosa disección de la evolución de las “empresas familiares” en Aguascalientes, sobre todo en la segunda mitad del siglo pasado, análisis realizado por el experimentado político ex gobernador del Estado y hoy Secretario federal de Educación, Otto Granados Roldán, afirma que el crecimiento, éxito y sostenibilidad de ese viejo modelo económico, está agotado.

Su documentado artículo, aparecido en el más reciente número de la revista especializada “LÍDER empresarial” (18 abril 2018), expresa que “si se miran las empresas relevantes de Aguascalientes en los años sesenta y setenta asociadas a apellidos conocidos, todas ellas fracasaron y desaparecieron, con acaso un par de excepciones”.

El punto toral de su análisis, que no se limita al estado de Aguascalientes, sino que es valedero para toda empresa en el país, concluye: “aún con la mejor política de desarrollo económico ejecutada por el mejor gobierno, si no hay una clase empresarial innovadora, moderna, audaz, agresiva y preparada, México no retomará el crecimiento elevado y sostenido”.

La descripción que hace de la empresa familiar y su entorno de “economía cerrada, premoderna, protegida y ficticia”, permitió algunos éxitos porque no operaban en una verdadera economía de mercado, sino de escasa competencia, consumidores cautivos, nula inversión en capital humano o tecnológico, distorsionada estructura de costos y “un contubernio cotidiano entre empresarios y políticos bajo la forma de subsidios, aranceles altos, créditos relacionados, contratos amañados o permisos varios, los cuales no reflejaban la actividad real de las compañías”. Debilitado el sistema por la apertura comercial, mayor competencia y tratados comerciales, unos sobrevivieron pero otros no.

El autor considera que nuevas generaciones de empresarios debieran aprender la lección para no cometer los mismos errores y la moraleja es, dice, que deben ser empresarios de verdad. Y añade que hay una verdad de Perogrullo: “aún existen empresarios –y no pocos- que siguen queriendo que el gobierno les haga la tarea”, es decir, que ciérren la frontera a productos y servicios que son competencia, aplicarles aranceles desorbitados.  Pero el empresario real sabe o debe saber de la actual economía crecientemente abierta y la competencia lo mismo está en Chile, Taiwán o Polonia; que tiene que jugar en un mercado libre; y que si le va bien o no será gracias a su talento, disciplina y creatividad.

Pero ni siquiera saben cuáles son sus costos de producción, dado que se susrten de insumos en mercados informales o del contrabando, no están en el régimen  laboral formal, eluden obligaciones fiscales o salariales y prestaciones sociales y, si no asumen que la economía real empieza por ellos, siemre tendrán justificaciones para culpar a otros de sus fracasos.

.En una última lección, Granados Roldán les recuerda a los empresarios que en un mercado libre y agresivo, los agentes principales no son ni los empresarios ni el gobierno, sino “el consumidor, quien tiene ahora un poder inédito para decidir sus opciones de compra” y ahí se requiere la sagacidad de las compañías para ganar clientes.

Para concluir señala: “No todo está perdido, por supuesto. Hay ejemplos exitosos y no son pocas las empresas familiares mexicanas que están haciendo las cosas de manera distinta; pero si la mayoría desea algún día ser verdaderamente importante dentro o fuera del país, tiene que profesionalizar sus operaciones, entender el mundo económico actual, trabajar mucho, contratar talento, innovar y competir agresivamente”. (JMR)







« PREV
NEXT »

No hay comentarios

Publicar un comentario