Las Últimas

Dropdown Menu

26 febrero 2018

Del Mazo, como Montiel, ¿es laboratorio que marcará la alternancia Presidencial?
by MercadoInterno - 0





Sin quorum, Montiel tardó tres horas, pero tomó posesión:
Del Mazo, 56 mil votos abajo de Delfina, ganó con voto aliado

Juan Manuel Rodríguez   (26-02-18)
Si el Estado de México siguiera siendo, que ya muchos lo dudan, el laboratorio electoral previo a las sucesiones presidenciales, podríamos decir que su reciente proceso electoral a la gubernatura, con Alfredo del Mazo III como triunfador, confirma que hay una sorprendente similitud con el caso de Arturo Montiel en 1999.

Montiel, que desde su liderazgo en el PRI mexiquense preparó cuidadosamente al partido, con una meticulosa revisión casa por casa, para garantizar su triunfo, a como diera lugar, en su siguiente candidatura al gobierno del estado, logró el impugnado éxito a costa de tener que esperar tres horas con sus dos mil invitados para rendir su protesta, hasta que se conformó el quorum Legislativo, negociando (“maicear”, decían entonces) con algunos diputados de oposición. Luego pasó meses negociando con muchos de los 125 municipios para que no lo siguieran aislando los alcaldes y declarándolo “persona non grata”. Sí,  el PRI conformó gobierno ahí, pero en el 2000 perdió en la que fue la primera histórica alternancia en la Presidencia de la República.

Del Mazó ganó… pero con los pocos pero suficientes votos de sus partidos aliados, porque el PRI, directamente perdió por 56 mil votos frente a Delfina Gómez, la sorprendente candidata de Morena. Estamos ahora, como en 2000, ante unos comicios que, dadas las condiciones del país, se consideran definitorios de la ruta que debe seguirse para transformarlo y si el concepto de “un cambio”, es exigido por todos en el actual debate nacional, la pregunta es ¿hacia dónde?

La corrupción y la impunidad, junto con la violencia y la delincuencia, son los  argumentos centrales de las pre, en el inter y seguramente preludio de las campañas (procesos por cierto tan criticados por su inoperancia), pero en el fondo el sufragante, especialmente los casi 14 millones de jóvenes que por primera vez acudirán a las urnas, deberán influir para elegir a quien no se limite a enlodar al contrincante, sino a quien realmente tenga la propuesta concreta que nos conduzca a un nuevo sistema político que dé respuesta a las necesidades del pueblo mexicano y nos rescate de este país con bandera de cabeza.

Sistema actual con Auditoría acéfala, que busca fiscales ad hoc, Sistema Nacional Anticorrupción discutible, Secretaría de la Función Pública sin dientes, gobierno que se resiste a la transparencia plena, opaco y con corrupción rampante, reacio a consolidar instituciones de fiscalización y rendición de cuentas; es el momento de tomar las decisiones favoreciendo al candidato que presente las soluciones con propuestas concretas hacia un país menos desigual, sin pequeños grupos privilegiados frente a la gran mayoría en pobreza.. 

Ags: partido con sexenio de derrotas y
 alternancia a prueba de consolidación

Toda proporción guardada, Aguascalientes ha vivido la experiencia de las alternancias con relativa tranquilidad política, desde luego sin ser ajeno a las vicisitudes de toda contienda político-electoral, cuando menos sin provocar fracturas graves a la paz social.

Viene la elección probablemente más trascendente de nuestra historia reciente en los albores de este nuevo siglo y tenemos un partido, líder electoral, por el momento en busca de consolidarse como gobierno, que ha ido avanzando con apoyo federal, como el de su proyecto de educación tecnológica avanzada, y con respuestas sólidas a la demanda social. Sin embargo, al interior de los partidos, siempre hay algunas divergencias y el albiazul, no es la excepción.

 Ya lo había mencionado el coordinador de la fracción panista en el Senado, hace un año, al inicio de esta administración, cuando expresó: “nosotros deseamos que nuestros presidentes, nuestros gobernadores hagan un buen papel y que no olviden de su alta responsabilidad de ser militantes y que den el espacio suficiente para que el partido tenga su vida propia aparte de su ejercicio de gobierno. El objetivo es que una vez que se ha ganado el gobierno, no perdamos la capacidad de ser partido”.

Y, el otro partido, con un sexenio de consecutivas derrotas cuyo primer priista aseguraba que la entidad era territorio 100 por ciento tricolor y sólo logró un mínimo porcentaje en las urnas el 2015 y perdió la gubernatura en 2016.

El objetivo es remontar esa etapa de divisiones con renovados esfuerzos, sólo empañados por inconformidad de quienes habían propuesto como dirigente estatal alguien con alto perfil político “para hacer un papel muy digno como oposición en Aguascalientes”. Sin aceptar la legal pero pero sorpresiva designación del dirigente estatal, se inconformaron ante el Comité Ejecutivo Nacional infructuosamente, lo cual ahondó la división.

 El panorama local permite asegurar que será la próxima elección del 1 de julio muy reñida, cuya secuencia no permite, por ahora, avizorar cuál será el panorama, ni a nivel nacional, como mucho menos a nivel estatal.

La decisión está en manos de los sufragantes.





« PREV
NEXT »

No hay comentarios

Publicar un comentario