Las Últimas

Dropdown Menu

15 enero 2018

Niega el gobierno estatal supuesta caída en los ingresos federales del Ramo 23
by MercadoInterno - 0




Inconsistencias de la Ley Federal de Ingresos complicarán
un de por sí difícil ejercicio económico del presente año


Juan Manuel Rodríguez  (15-ene- 17)

El escándalo de la semana lo constituyó la demanda presentada por el gobierno del estado de Chihuahua en contra la secretaría de Hacienda, por la supuesta retención de alrededor de 700 millones de pesos (mdp) que debió entregar a esa entidad, en represalia por la investigación que se realiza por desvío de 250 mdp supuestamente hacia el Partido Revolucionario Institucional en la pasada administración estatal encabezada por César Duarte, ahora prófugo.

Los efectos de la discusión llegaron a tal nivel que el propio presidente Enrique Peña Nieto se vio involucrado y replicó acusando que todo era pretexto para influir en la proceso electoral que se avecina, donde el precandidato del partido tricolor es precisamente el exsecretario de Hacienda José Antonio Meade; pero en el ínterin, el día 11 apareció una información periodística donde se dice que hubo  también una caída en el reparto de recursos federales del Ramo 23, descubierto al comparar los recursos del año 2016 con 2017, afectando a estados gobernados por la oposición, aunque también se menciona uno del PRI.

Revisado el portal de Hacienda, dice la prensa, se encontró una caída de poco más del 12% entre 2016 y 2017 afectando con cerca de 8 mil millones a los gobiernos panistas de Aguascalientes, Guanajuato  y Puebla, el independiente de Nuevo León y hasta el priista de Zacatecas.

Para nuestro caso se menciona que  ”Aguascalientes (PAN) perdió 49.5% al pasar de mil 253 millones a 670.1 millones” entre ambos años, sin embargo, consultado el propio gobernador hidrocálido durante una charla con periodistas, desmintió el hecho al explicar que incluso, la reunión más reciente que sostuvo fue con el subsecretario de Hacienda y sobre el tema de los recursos no hubo mención a ningún problema y se abordó todo normalmente respecto al ejercicio de 2017. En cuanto al presente año, como es habitual, se inicia con los cabildeos tradicionales y reuniones para el ejercicio actual.

La situación nacional y la incertidumbre
internacional obligan cautela financiera

No obstante, la austeridad oficial en la aplicación presupuestal es necesaria y persiste, ante las condiciones inestables no sólo del país, sino del exterior, obligan a tomar medidas e incluso tras estas vacaciones de fin de año, algunos empleados del gobierno que no tenían base, retornaron y ya no tuvieron acceso al perder sus plantas.

La caída en los ingresos del Impuesto Especial de Producción y Servicios IIEPS) que se aplica a gasolinas, ha preocupado pues forma parte importante del presupuesto repartible entre estados y municipios. Pero no es el único problema, incluso el propio Eduardo Sojo, ex presidente de INEGI, en su habitual análisis menciona que, entre noticias malas y buenas, salvo el turismo, que creció más de 11 por ciento y las  exportaciones casi 10 por ciento, le preocupan las noticias más graves como un crecimiento económico abajo de su tendencia, una elevada tasa de inflación, la depreciación del peso, bajos niveles de confianza en las instituciones y un indicador que es muy observado por los analistas, la caída en la venta de autos en el mercado nacional que fue de 13 por ciento  que no se veía desde la crisis de 2009, los homicidios  multiplicados y una violencia exacerbada, sumado todo a las cuestiones internacionales como la renegociación del TLCAN, las reformas fiscales en EU, y termina sus apreciaciones con una conclusión que nos debe obligar a recapacitar sobre el entorno, al señalar que “es claro, entramos al final del sexenio en circunstancias menos favorables de lo que habíamos observado en la historia”.

 Y hay razón para pensar en austeridad y otras acciones en época de crisis, pues además del interés por aumentar el padrón de contribuyentes, la acción del SAT con su sistema 3.3, está generando el éxodo de pequeños empresarios hacia la informalidad.

Los diputados federales al discutir en septiembre la Ley de Ingresos, tenían unas cifras muy justas y con los sismos del día 19, el presupuesto se vio  en condiciones difíciles, pero los legisladores, presionados, y ante dos opciones prácticamente inaceptables: reducir los gastos a los programas sociales, o aumentar la deuda, que tampoco tenía posibilidades, ambas eran inconvenientes en vísperas electorales, tomaron la decisión salomónica más cómoda y fácil: cambiaron la estimación del precio del barril en la mezcla mexicana del petróleo de exportación de 46 a 48.50 dólares.

En cuanto al tipo de cambio del peso frente al dólar, estimación que pasaron de 18.1 a 18.4 pesos por dólar para 2018, les permitieron ingresar más de 43 mil 290 millones al proyecto de ley de Ingresos,  recursos necesarios para la reconstrucción tras los sismos, lo cual lograron….sólo en el papel. Como sabemos, antes de terminar el año, ese promedio de peso frente al dólar fue fácilmente rebasado pues alcanzó los 20 pesos por dólar.

Las condiciones, pues, como dicen los analistas, son preocupantes y requieren adoptar medidas excepcionales en todos los órdenes, particularmente reducir la inflación que tanto pega a los bolsillos de los mexicanos más vulnerables, cuyo incremento salarial mínimo, de poco más de 8 pesos, ya estaba eliminado por los altos precios de la canasta básica alimentaria antes de ser aplicado.

www.mercadointenomx.blogspot.mx





« PREV
NEXT »

No hay comentarios

Publicar un comentario