Las Últimas

Dropdown Menu

25 noviembre 2017

San Compadre se pregunta:
by MercadoInterno - 0



La vida como es…
De Octavio Raziel

         San Compadre se pregunta:
         ¿El atentado como el perpetrado ayer 25 de noviembre, en Egipto, con 275 muertos y decenas de heridos fue provocado por…?
         En México, cuáles podrían ser las razones para que se diera un movimiento similar:
         ¿Sólo que no fuera frenada la desaparición, violación y muerte de miles de mujeres, especialmente en Tijuana y el Estado de México?
         ¿Que a decenas de miles de mexicanos desaparecidos no los hallaran?
         ¿Que los cientos de miles de muertos de manera violenta –más que en las guerras de Irak y Afganistán juntas- en los dos últimos sexenios no pararan?
         ¿Que no cesara la persecución, muerte o desaparición de decenas de periodistas?
         ¿Que la corrupción y traición a la patria continuara impune, como hasta ahora?
         ¿Qué las autoridades sigan estirando la mano y se sigan haciendo de la vista gorda ante el saqueo de nuestros recursos petroleros por parte de la familia real (los Salinas) la extracción del oro por los canadienses, la energía eléctrica por los españoles, la construcción de obras por los amigos de los atracomulcas, la importación, según han dicho, de transgénicos por el hermano incómodo, etcétera?
         ¿Qué los aumentos de precios a los artículos de primera necesidad y los gasolinazos colmaran la paciencia de los mexicanos?
         ¿Qué se acepte la elevación al nivel de prócer de la patria a quienes han señalado como, una de prostituta y al otro de puñal?      
         ¡No! Nada de eso justificaría un movimiento social; y mucho menos uno terrorista.
         Tal vez, sólo tal vez, lo ameritaría si uno de los harvarianos -de los que detentan el poder- se fuera a orinar a los pies de la Guadalupana, que poco les falta para ello.
         Nada de eso pasará. “El Tapado fuma elegantes”; los candidatos se aprestan a luchar en limpia lid por el poder máximo de México. Los medios impresos y electrónicos han abierto sus cajas a los cheques que con muchos ceros a la derecha llegarán; decenas de columnistas, más que en el Partenón, alistan sus plumas para escribir sesudos análisis de las campañas, artículos que sólo se leen entre ellos y que sólo a ellos interesan. La imprenta de la Casa de Moneda trabajará horas extra para pagar noticias que les dirán – a los pocos que aún leen, escuchan o ven noticias- que “todo está re bonito”; al resto de los mexicanos les importa un pito el país; se les ha educado a pensar sólo en sí mismos, en sobrevivir hasta donde ser pueda.
         San Compadre concluye: ¡No pasa nada...ni pasará!  
« PREV
NEXT »

No hay comentarios

Publicar un comentario