Las Últimas

Dropdown Menu

20 julio 2017

Aprendamos
by MercadoInterno - 0




EN LAS NUBES 

Aprendamos

Carlos Ravelo Galindo, afirma:

Atenta invitación a la sesión solemne  en la que ingresa como socio activo  de la Academia del Adulto Mayor  en la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística, el Doctor don  Héctor Diego Berea y Domínguez.

El tema: “Alimentacion, salud y mejor calidad de vida para el adulto mayor”.

Será el jueves 20 a las 18:00 horas.

Por cierto don José Antonio Aspiros Villagómez, nos demanda hablar de la pérdida  sobre el sentido de la patria. 

Platicar sobre México y tocar la leyenda de los cinco soles nos hace aprender más del nuestro país. Tan vilipendiado.

Como de costumbre, nuestro historiador y traumatólogo Fernando Calderón Ramírez de Aguilar nos adentra en el tema. Y nos obliga a incursionar en una etapa brillante, que seguramente muchos conocen. Han oído de ella. O sencillamente tienen someros resplandores. 

Queremos, el médico como el suscrito, compartir la charla, con el colega Aspiros y otros más.
Quedó en claro que antes de llegar los aztecas al valle del Anáhuac, ya existían antiguos cultos y dioses del sol que ellos adoptaron a fin de lograr una identidad propia.

Al asimilarlos cambiaron igualmente sus propios dioses al intentar colocarlos al mismo nivel de los antiguos dioses del panteón nahua.

De esta forma elevaron los dioses patronos, Huitzilopochtli y Coatlicue a la altura de las antiguas divinidades creadoras como Tláloc (señor del agua), Quetzalcóatl (serpiente emplumada) y Tezcatlipoca (señor del espejo negro).

         Según los más viejos, la tierra y el cielo se estancaron en el año (Uno conejo).  Sabían que cuando esto sucedió habían vivido cuatro clases de gentes, es decir habían sido cuatro las vidas. 

Como también que cada una fue un sol. 

Decían que su dios los hizo y los crio de ceniza, y atribuían a Quetzalcóatl, signo (siete vientos) el haberlos hecho y creado.

Los aztecas se consideraban el pueblo elegido del sol.

          Tezcatlipoca fue el primer sol en alumbrar al mundo. Los demás dioses crearon a los gigantes, hombres sumamente fuertes, que comían bellotas de encinas. 

Tezcatlipoca fue el sol que alumbro durante 676 años. Cuando dejó de ser sol los jaguares se comieron a los gigantes y no quedo ninguno.

Otra versión relata que al principio, bajo el signo (cuatro-agua) se llamaba atonatiuh (sol de agua) sucedió que todo se lo llevo el agua. Todo desapareció. Las gentes se volvieron peces. 

           El segundo sol, estaba bajo el signo 4 ocelotl (cuatro tigres) y se llama ocelo Tonatiuh (sol de tigre). En el sucedió que se hundió el cielo.

Entonces el sol no caminaba de donde es mediodía y luego se oscurecía y cuando se oscureció las gentes eran comidas por nuevos gigantes. Otra versión menciona que existían hombres monos que se alimentaban de piñones. Quetzalcóatl fue el sol y duro 646 años, hasta que Tezcatlipoca lo derribo.

            El tercer sol que hubo estuvo en el signo de 4 quiauhuitl (cuatro lluvias) se dice Quiautonatiuh (sol de lluvia). Los dioses pusieron a Tláloc por sol. 

En el sucedió que debido al uso de placeres mal sanos Quetzalcóatl ordeno que lloviera fuego sobre los moradores, por eso ardieron. Llovieron multitud de piedras que se esparcieron por todos lados, Hirvió el tezontle (piedra liviana llena de agujeros) y los peñascos que están enrojecidos.

Otra versión le agrega que dejo solo una pareja de hombre y mujer que se refugió en una cueva.

            El cuarto sol estuvo bajo el signo de 4 ehecatl (cuatro vientos) se dice Ehecatonatiuh (sol de viento). Duro 312 años. En este todo se lo llevo el viento. Todos los hombres se volvieron monos y fueron esparcidos en los bosques. Solo para comer había simiente como de maíz, llamada sincocopi. 

            El quinto sol, el más llamativo de todos, vaticina los sucesos que han de ocurrir al pueblo Mexica. 

Es el que está bajo el signo 4 ollin (cuatros movimientos), se dice Olintonatiuh (sol de movimiento), porque se movió al caminar. 

Según dejaron dicho los viejos sabios en este habrá fatídicos terremotos y una hambruna general con lo cual habríamos irremediablemente de perecer.

             Quetzalcóatl va al inframundo conocido como Mictlan a recuperar los huesos de sus ancestros y los pide a Mictlantecuhtli gobernadores de ese inframundo y a su esposa. Aceptan, pero le ponen condiciones que al parecer no acepta. Quetzalcóatl se echó a correr y al caer  en un pozo se quiebra los huesos.

De allí la versión que da origen a la creencia de que los hombres sean de diferente estatura.  Es el nacimiento de la humanidad cuyo primer hombre fue llamado huhuecoyotl.

            El pueblo mexica siempre realizó sacrificios humanos masivos, para que el sol tuviera fuerza suficiente. Cruzar los cielos y cumplir con su tarea de dar vida con corazones y sangre.

             Siempre llama la atención a quien lee la historia de las religiones las grandes semejanzas que se dan entre ellas.

Este relato, platica, entre un científico y un periodista coincide que en casi todas ellas hay una creación, un nacimiento del hombre y la mujer, unas reglas morales y un fin apocalíptico.

Y, por supuesto nunca hicimos mención del ocaso del que se dice de la Patria. 

Sino del sol tricolor.  

craveloygalindo@gmail.com
          




« PREV
NEXT »

No hay comentarios

Publicar un comentario