Las Últimas

Dropdown Menu

Slider Area

Sector Productivo

Cultura y Conocimiento

Peticiones

14 enero 2020

PROLEGÓMENOS DE “EL AÑO LEONA VICARIO” (III)
by MercadoInterno - 0



COMENTARIO A TIEMPO

PROLEGÓMENOS DE “EL AÑO LEONA VICARIO” (III)

Por Teodoro Rentería Arróyave

 

TERCERA PARTE

 

Llegamos a la página seis del espléndido documento gráfico, con el cual en forma amena y sin formulismos, expuso la diputada federal hidalguense, María Marivel Solís Barrera la Exposición de Motivos de su iniciativa de Decreto que determinó que el Poder Legislativo declarara al 2020, “Año de Leona Vicario, Benemérita Madre de la Patria”

   

Antes de abordar su contenido, es de referirse a las páginas centrales donde afloran en estupenda composición los colores patrios: verde, blanco y rojo; cargado a la izquierda surge el rostro de la Insurgente, dando especial relieve a sus ojos; en ángulo superior derecho, su fecha de nacimiento 1789-10 abril, ahora sesgado a la derecha, en letras destacables, el nombre completo, María de la Soledad Leona Camila Vicario Fernández de San Salvador. En el ángulo inferior izquierdo la leyenda, que el gremio reconoce: Colaboró en los periódicos, “El Ilustrador Americano”- “Semanario Patriótico Americano”- “El federalista”. Así continúa la narración:     

 

“…Leona era una mujer en toda la extensión que esto significa, sabía que había llegado la hora de la independencia y como todo buen mexicano, hombre o mujer, tenía que defender a su patria. Sabía también donde estaba su felicidad y está era compartir su vida, sus luchas e ideales con Andrés Quintana Roo, por el cual sentía un gran cariño. Por eso cuando enviaron al coronel Francisco Arróyave a que la liberara, no vaciló en escaparse. Permaneció escondida varios días en un barrio de la ciudad y una noche salió a la ciudad de México, custodiada por los Insurgentes, montada en un burro y cubierta de harapos; en unos huacales, entre fruta y verdura, llevaba material de imprenta para los periódicos Insurgentes.

 

Se reunió en la Sierra de Oaxaca con Andrés Quintana Roo y contrajo matrimonio con él. Ya había expuesto su vida y había pasado privaciones y con ello debía haberse confirmado su deber de mexicana que había sido espléndido. Pero Leona Vicariocomprendía que su misión como esposa y madre no era compatible con su papel de patriota. Siguió animando a su marido y a los insurrectos en su lucha y compartiendo con ellos persecuciones y pobreza, mucha pobreza.

 

Cuando las fuerzas de Morelos se vieron obligadas a desbandarse perseguidos por el ejército, Quintana Roo y su esposa tuvieron que emprender la huida por la sierra y se escondieron una cueva apenas propia para animales, ahí nació su hija Genoveva.

 

Después de ganada la guerra en 1823, el Congreso Constituyente decide restituir parte de los bienes perdidos durante la –Guerra de-, Independencia a doña Leona Vicario, es por eso que le otorgan en adjudicación tres casas y la hacienda de San Francisco Ocotepec en Apan, Hidalgo cuyo actual propietario y protector de su legado histórico es el abogado –humanista-, Saúl Uribe Ahuja. CONTINUARÁ

 

Periodista y escritor; Presidente del Colegio Nacional de Licenciados en Periodismo, CONALIPE; Secretario de Desarrollo Social de la Federación Latinoamericana de Periodistas, FELAP; Presidente fundador y vitalicio honorario de la Federación de Asociaciones de Periodistas Mexicanos, FAPERMEX, miembro del Consejo Consultivo permanente del Club Primera Plana, Doctor Honoris Causa por la Universidad Internacional y Académico de Número de la Academia Nacional de Historia y Geografía, ANHG. Agradeceré sus comentarios y críticas en teodoro@libertas.com.mx,teodororenteriaa@gmail.com Nos escuchamos en las frecuencias en toda la República de Libertas Radio. Le invitamos a visitar: www.felap.infowww.ciap-felap.orgwww.fapermex.org, y www.clubprimeraplana.org y el portal www.libertas.mx 

Read More

¡Hay que parar en seco el fraudulento plan del INE!
by MercadoInterno - 0

ÍNDICE POLÍTICO

FRANCISCO RODRÍGUEZ

 

¡Hay que parar en seco el fraudulento plan del INE!

 

¿Deveras no habrá en el equipo de asesores estrategas y expertos que le digan la verdad al titular del Ejecutivo? Por lo visto, no. El responsable del Estado y del gobierno, de alguna manera hay que llamarle, actúa como si estuviera cobijado por la Cabellera de Berenice, protegido por una línea impenetrable, apoyado por la inmensa mayoría de mexicanos.

Creen que existe una inmensa mayoría que en el papel está arrobada, rendida a los pies del Caudillo, según se desprende de las mediciones pagadas en el domicilio presidencial, a cargo de empresas encuestadoras adversas hasta hace muy poco, denostadas por el actual beneficiario de las mediciones interesadas . Una inmensa mayoría que hoy, desfondada, no alcanza para cubrir los atrevimientos.

Las percepciones sobre las muestras de la opinión pública andan extraviadas, al ritmo de un conjuro falso, no corresponden a la terca realidad. Es muy dañino tomar decisiones basadas en mediciones equivocadas. Es propio de las dictaduras, jamás de las democracias.

De otra forma no pueden explicarse a la luz de la razón una serie de decisiones atropelladas e inconexas, que en lugar de buscar la reconciliación con los más necesitados, provoca la confrontación, la incertidumbre, el reino de la necedad, en momentos particularmente graves para la paz y la convivencia.

El Estado actúa hoy como si deveras fuera el portaestandarte de la realidad, cuando en los hechos todos sabemos que está siendo el hazmerreír y la decepción de una opinión pública inconforme y definitivamente crítica. Produce todos los días pasto para el ridículo. Alimento para los adversarios. Argumentos para alejarse cada día más de la aprobación sensata y militante. ¡Y faltan cinco años!

 

De no ser por los 35 mil millones de pesos de las remesas, habría hambruna

 

¿Puede un sistema de gobierno que suma un promedio diario de ciento catorce asesinados, ejecutados con violencia por cipayos y sicarios, darse el lujo de ignorarlo? Porque no es otra cosa haber desarmado al Ejército para pasar la capacidad de fuego a una Guardia Nacional aún inservible, puesta al objetivo de amedrentar y combatir a migrantes heroicos.

Si no fuera por los 35 mil millones de dólares que los esforzados migrantes depositan a sus familias en nuestro territorio, éstas no tuvieran un peso para comprar los alimentos de la subsistencia, y serían presas de la hambruna de otros sectores de la población. Así de sencillo. La resequedad económica y la falta de empleo serían devastadoras.

Y en lugar de ponerse del lado de los esforzados migrantes, México se hizo el occiso, fingió demencia, recurrió el bulto y les negó protección civil y diplomática. Esas acciones han servido únicamente para apoyar la campaña reeleccionista de Donald. Trump, un enemigo jurado de cualquier gobierno popular y quien abiertamente dice haber “usado” a nuestro país.

 

Recuperar el millón de barriles diarios robados de la Sonda de Campeche

 

El Estado mexicano, inconsciente, celebra como un triunfo mundial inyectar millones de pesos al inicio de la exploración de ‎insistentes depósitos de combustibles fósiles que Peña Nieto aseguró eran magníficos, sólo para cubrir las apariencias de su entreguismo. En la realidad, se trata de pocitos infames que tardarán más de diez años en producir migajas petroleras, no las que la pobre plataforma de producción exige.

Recuperar los estándares de producción que el sistema financiero local y extranjero reclama, no cuesta nada. El dinero podría emplearse en obras y en gasto‎ social. Sólo es necesario que se tome la decisión de abrir las válvulas de los inmensos pozos productivos cerrados a lo largo del Golfo de México. Esos que los rateros de petróleo clausuraron para abrir las puertas a las empresas fantasma de las que son prestanombres.

Si se quiere alcanzar la meta de los tres millones diarios de producción, sólo bastaría recuperar el millón de barriles diarios que el cacicazgo sindical y los empresarios delincuentes que los apoyan se roban en la Sonda de Campeche y lo venden al mercado negro. Lo demás es realmente de burla ñoña.

 

Sólo les faltaba dirigir el misil de la corrupción en contra de los electores

 

El haber pactado con el cacicazgo sindical petrolero pasará más temprano que tarde una factura realmente impagable. El Estado retrocedió a la época neoliberal, abdicó de la obligación moral y ética de aplicar la justicia elemental, ‎y en suma cavó su propia tumba ante los mexicanos y ante la historia.

‎Un "gobierno" que le ha entregado en charola de plata las mayores obras proyectadas para el sexenio con nuestro dinero de impuestos a los grandes delincuentes de la patria. Que no ceja en pasar a su peculio el manejo de la truculenta Bolsa de Valores, el monopolio telefónico que ya venció, el manejo de las partes sensibles de la inseguridad es y será catalogado como un gobierno falaz.

Un" gobierno" que no ha producido todavía un solo empleo formal, que está vacío en las arcas, que no recibe impuestos, salvo los de los causantes cautivos, que no ha jalado inversión privada, ni local, ni extranjera, no puede ufanarse de estar promoviendo y consiguiendo el desarrollo nacional. Menos, llamar a la unidad imposible. Sólo les faltaba dirigir el misil de la corrupción en contra de los noventa millones de electores.

 

No debe ponerse el destino de la Nación en manos del INE de Córdova

 

Porque eso significa el estar urdiendo un plan electoral para burlar la voluntad de la población. El fraude que desde ahora se cocina en el INE, para fabricar una nueva credencial de elector con Veridos, una empresa favorecida por los dio$es desde el sexenio anterior, y que tiende a ser la mayor de las estafas, la que pegue en la línea de flotación del nuevo régimen de la dichosa Cuarta Transformación.

El haber elegido a Veridos, SA de CV para consumar el fraude es un asunto más delicado que cualquier otro, porque está destinado a reconocer, en la práctica, que el actual gobierno no tiene la mayoría que presume, que está presintiendo la derrota, y que no la quiere aceptar, pésele a quién le pese. No puede ponerse el destino de la Nación en manos del INE de Lorenzo Córdova.

Alguien tiene que ponerle un hasta aquí a ese personaje, apoyado por por un grupito de indeseables inteletuales --por cuales-- que comprometieron la firma de nuestra máxima Casa de Estudios para aprobar a una empresa fantasma que puede provocar el caos en nuestra incipiente paz colectiva.

 

Veridos, parte de un plan descabellado para falsificar la voluntad popular

 

No es posible que, habiendo tantas empresas de calidad internacional reconocida que han comprobado cumplir con las especificaciones de la convocatoria para la licitación del encargo, se haya escogido a la que no garantiza imprimir con tinta indeleble y con una mayor durabilidad una credencial de elector que resista el fraude, que refleje fielmente la voluntad de los votantes.

Jamás habíamos visto en México un plan así de descabellado. Un complot de ese tamaño que trata de esquivar el cumplimiento de las reglas mínimas para una elección. Nunca nos imaginamos que el régimen reivindicador de la democracia, acabara siendo su sepulturero. ¿Para eso querían llegar?, ¿para no irse?

 

ONG's, legislaturas, prensa, partidos políticos… deben parar este fraude

 

Quitarle esa concesión a la empresa Veridos es la primera obligación de las autoridades anticorrupción y del sistema judicial. Antes de que otra cosa suceda, los partidos políticos representados en el INE le tienen que cerrar la puerta al gran fraude anunciado. Mañana sería demasiado tarde. No nos alcanzaría el tiempo para arrepentirnos de no haber actuado a tiempo.

Las organizaciones no gubernamentales, las asociaciones internacionales de transparencia y de derechos humanos deben tomar cartas en el asunto. Los líderes de opinión, los periodistas independientes, los gobiernos de los Estados, los congresos federales y locales, los ciudadanos que luchan por la democracia, tienen en este asunto fétido una oportunidad inigualable para salir en defensa de México.

Si no lo hacen, todos saldremos perjudicados. Para qué le cuento lo que pasaría. Y ahí sí, ¡Adiós Nicanor!

¿No cree usted?

 

 

Índice Flamígero: Del dicho al hecho hay un gran trecho. En su comunicado del viernes 20 de septiembre de 2019, al que me referí ayer aquí, el INE sostiene falazmente que la compañía ganadora reúne la experiencia e innovación de los dos principales proveedores alemanes de tecnologías de alta seguridad para la protección de identidad, con lo que cubre toda la cadena de valor desde los sistemas de emisión, personalización y gestión de documentos de identificación segura. Se refiere a la participación conjunta de Veridos GMBH, Veridos Canadá LTD, Veridos América INC, Giesecke+Devrient GMBH, IECISA México, Seguridata Privada e Informática El Corte Inglés.

 

 

https://www.indicepolitico.com / indicepolitico@gmail.com / @IndicePolitico / @pacorodriguez

Read More

10 enero 2020

El negocio de los medicamentos
by MercadoInterno - 0


 
 

Utopía

 

El negocio de los medicamentos

 

Eduardo Ibarra Aguirre

 

Por segunda ocasión, que yo recuerde, el presidente Andrés Manuel se refiere en forma explícita al boicot aplicado contra el gobierno federal y en última instancia contra los pacientes y sus vidas por quienes manejaban el “negocio de las medicinas”; monopolios, los llamó, que ni siquiera son los laboratorios que las producen, sino las comercializadoras, las que más ganan y hacen muy poco.

Más de 80 mil millones de pesos es lo que gasta el gobierno de la Cuarta Transformación en medicamentos y su antecesor, Mover a México, con Enrique Peña compró a tres empresas 60.7% de los medicamentos en 2018.

Un problema mayúsculo es la corrupción que distingue al sector salud y de la que López Obrador es el crítico más tenaz y agudo, el miércoles 8 detalló que los medicamentos llegaban incompletos a las bodegas y más aún a los hospitales porque aparecían a la venta en farmacias particulares.

Lo notable es que Obrador no llame por su nombre a los coyotes, públicos y privados, y que no toque ni con el pétalo de una palabra a José Narro Robles, exsecretario de Salud del muy corrupto gobierno de Peña Nieto –al que ya no defienden los colegas a los que favoreció con dinero público– y precandidato presidencial priista, partido al que perteneció toda su vida adulta, pero se mantuvo embozado en la Universidad Nacional.

Al cuadro de corrupción generalizada ya se le puso un hasta aquí por disposición y política presidenciales, sólo que la batalla llevará más tiempo porque distinguidos y a la vez desacreditados personajes del oligopolio mediático persisten en hacerle el vacío, privilegiando informativamente las insuficiencias del abasto de los medicamentos, magnificando las insatisfacciones de algunos pacientes y familiares, dramatizando casos específicos y, por esa vía, justificando el gran negocio de los intermediarios de fármacos que con frecuencia son políticos, al decir de AMLO.

Se repite el esquema propagandístico opositor de la presunta disminución del presupuesto del Conacyt, cuando las becas de posgrado crecieron en 20 mil más en un año, como se informó el 1 de diciembre en el Zócalo; el achicamiento del presupuesto a las universidades, encabezadas por rectores que son caciques (AMLO, dixit), dilapidan los recursos y ganan sueldos escandalosos junto con su burocracia dorada, mientras la mayoría de los docentes cobran sueldos miserables por hora clase impartida.

Está bien quizá que el titular del Ejecutivo reincida en pronunciarse porque el servicio de salud sea gratuito en todos los niveles, como en algunos países europeos, “los populistas de Dinamarca y Noruega”, dijo con evidente sarcasmo, pero sería mejor si las metas fueran más realistas, acordes con los niveles de desarrollo de México y los recursos públicos para el próximo cuatrienio. No olvidemos que hace 12 años Felipe Calderón declaró conquistada la “cobertura universal de salud” y el depredador Peña Nieto entregó el sector salud, el energético, la seguridad pública… hechos un desastre.

Hace bien AMLO en subrayar una obviedad, que a pesar del cambio de Seguro Popular al Instituto de Salud para el Bienestar, garantizar la atención médica a la población no se resolverá por decreto, debido a las resistencias que existen de las comercializadoras de medicamentos, el oligopolio mediático donde destaca Ciro Gómez– y autoridades del ramo de niveles medios. Y que debe atenderse el caso de las cuotas que se cobran en hospitales de especialidades, aunque la reforma a la Ley General de Salud por la cual se creó el Instituto de Salud para el Bienestar incluyó una modificación a la Ley de los Institutos Nacionales de Salud con el fin de que, por medio de contratos, otorguen los servicios médicos de alta especialidad y obtengan el pago de los mismos. Mas los contratos aún no se firman, lo que aprovecha Magú (https://www.jornada.com.mx/2020/01/09/cartones/0para persistir en la campaña contra la 4T, misma de la que Marcos-Galeano es precursor: https://www.jornada.com.mx/2020/01/09/cartones/1

Acuse de recibo

Elba Pérez Villalba recomienda Zapata. Documentos, arte, gráfica, libro publicado por el gobierno de México a través de la SEP, la BUAP y La Jornada… También invita a la exposición “La célula gráfica. Artistas revolucionarios en México, 1919-1968”, que concluye el 23 de febrero en el Museo Nacional de la Estampa, Hidalgo 39, Plaza de la Santa Veracruz, en el Centro Histórico; de Martes a domingo de las 10 a las 17:45 horas… Para leer en http://www.forumenlinea.com/Rusia, en el vagón de la inteligencia artificial (Antonio Rondón). Ecología y Teología de la Liberación; Después de las naciones, construir la Tierra (Leonardo Boff). La percepción de injusticia sobre la distribución de la riqueza crece en AL (Editor). La ONU condena a Israel por Palestina ocupada (Nicolás Boeglin). Una contribución: En defensa de Julian Assange (Sally Burch). Y para apoyar al portal: http://www.forumenlinea.com/index.php/aportaciones

http://www.forumenlinea.com/    https://www.facebook.com/forumenlinea    forum@forumenlinea.com    @IbarraAguirreEd

Read More

Lo que nos faltaba en la 4T: AMLO y el síndrome de Hubris
by MercadoInterno - 0

ÍNDICE POLÍTICO

FRANCISCO RODRÍGUEZ

 

Lo que nos faltaba en la 4T: AMLO y el síndrome de Hubris

 

El que no pueda lo que quiera, al menos que quiera lo que pueda. Lo enfermizo es cuando esto no se entiende. Hay quien quiere lo que no puede y quién sí lo puede, pero no quiere ni empezarlo. El ejemplo emblemático de esto es la comparación entre las promesas de campaña del Caudillo y el que todas se hayan convertido en basura peligrosamente radioactiva para para la vida nacional.

Porque quizá lo que se ha demostrado es que hay gente que no sabe lo que quiere ni lo que puede. Si lo que la población clama es justicia, castigo para los depredadores de la patria, para los traidores de la confianza popular, para los peces gordos que hicieron de la corrupción su propia religión, todos han sido perdonados por el régimen cuatrotero y dizque revolucionario.

‎Las promesas políticas han llegado a ser el sustento del hartazgo. Ya nadie querrá oír discursos sobre lo que alguien promete hacer y jamás podrá cumplir. Porque todo suena hueco y obtuso. La Cuarta Transformación nos ha fallado a todos y se detesta a los itinerantes y errabundos de templete, cuando lo que quieren es no trabajar nunca.

 

Carece de atributos, pero presume tener grandes prendas

 

El nuevo régimen ha conducido al país a una enfermedad política terminal, porque ha sido tripulado por un errabundo que insiste en seguirse disfrazando de pelele para pasear por las aldeas lejanas su soledad y su incompetencia. Para ‎eludir sus responsabilidades esenciales, para no enfrentar los problemas.

Pero que, al mismo tiempo, ostenta en toda su magnitud peligrosa el llamadosíndrome de Hubris, una dolencia del alma demasiado delicada. Afecta a aquéllos que carecen de todos los atributos, pero presumen poseer las mayores prendas del género humano.

Y eso pasa porque los hombres sin atributos son más comunes y corrientes de lo que se piensa. Se insertan y florecen en un engranaje sin memoria, ilustración‎ o dignidad para acabar poniéndose al servicio de los poderosos de todo tipo quienes sí necesitan verdugos sin alma. Son los trepadores de la pirámide a que se refería Vance Packard.

Marcuse los llamó hombres unidimensionales. Arnold Toynbee, utilitarios de ocasión. Noam Chomsky, desclasados. Todos los han descalificado explicando que su naturaleza es nefasta. Pero a ellos no les interesa. Creen o les hacen creer que la historia los necesita. Que gracias a sus cualidades, el mundo los requiere.

 

¿Un diario especial para el Caudillo, como sucedió en Argentina?

 

La enorme diferencia entre un gran hombre y uno sin atributos, un oportunista, reside en la naturaleza de cada quién. La primera es respetable, la segunda cuenta con un ADN y una máquina cerebral aborrecible y necia, cuando no inútil y saqueadora del oxígeno de los demás.

Para documentar más sobre el Síndrome de Hubris, éste toma su nombre del teatro griego y aludía a la gente que robaba escena. Empezó a usarse como trastorno de la personalidad al observarse algunas características de los que tienen un cargo en el poder, cualquiera que lo ejerza.

Se observa todo lo que puede tener alguien que se la cree con el poder: narcisismo, pues imagina que lo que piensa es correcto y lo que opinan los demás de él, no. Cree que todos los que lo critican son enemigos y todo eso lleva a pensar que sea un comemierda, como dicen los cubanos: los que no son dogmáticos están contra mí. 

Se recuerda el diario del Presidente argentino Hipólito Yrigoyen, cuyos asesores más cercanos, con el objetivo de no preocupar al mandatario ante situaciones desfavorables, hicieron imprimir un diario especial para él, con una imagen de Argentina que poco o nada tenía que ver con la realidad.

 

El poder no está en manos del más capaz; quien lo ostenta sí lo cree

 

Quien padece el Síndrome de Hubris, es prepotente. Tiene ideas fijas preconcebidas y rechaza posturas que no sean afines a sus ideas. Es incapaz de cambiar de conducta, tiene el ego desmedido, porque las responsabilidades acaban afectando la mente.

El poder no está en manos del más capaz, pero quien lo ostenta así lo cree y termina arruinándolo todo. Hay rasgos inconfundibles en políticos afectados con ese síndrome:

Inmadurez psicológica. Formación cultural pobre. Personalidad subjetiva. Carácter emocional particular, seguramente ávido de afectividad. Desarrollo humano frágil y en difíciles circunstancias.

Y además de lo anterior:

Desaire por los demás. Orgullo desmesurado. Exceso de confianza en sí mismo, que le hace ser impulsivo e imprudente. Falta de atención a los detalles. Constante impaciencia.

Sentimiento de superioridad. Preocupación exagerada por la imagen. Creerse insustituible. Desprecio por la opinión y consejos de los demás. No hay escrúpulos con el rival. Alejamiento de la realidad.

 

Los culpables de la tragedia andan tan campantes. Forrados y exonerados

 

Lo grave es que estamos en sus manos. Nada de lo que desmiente a sus “otros datos” puede tener valor. Los aumentos de precios en cascada de los comestibles de consumo popular, el agravamiento de las masacres causadas por una delincuencia organizada protegida y blindada desde Palacio Nacional.

El precio del barril de petróleo empeñado en 49 dólares, mientras los niveles de precios aumentan exageradamente en todo el mundo, es sinónimo de incapacidad‎ y de una crueldad excesiva. Mientras, los culpables de la tragedia nacional andan tan campantes. Forrados y exonerados, gracias a un Pacto de complicidad que hace ver al Caudillo como un títere más.

La persecución implacable de cualquier charalito que haga brillar a los inteligentes de la Unidad de Inteligencia Financiera del ministerio público es de carcajada. Nadie se traga esa rueda de molino. Es demasiado ñoña. 

El Síndrome de Hubris detenta el poder... ¡y estamos en sus manos!

¿No cree usted?

 

 

Índice Flamígero: En la mitología griega, la diosa Némesis, vengadora de la justicia, era la encargada de corregir los abusos de los tiranos y poner en su sitio a estos personajes que, creyéndose ser predestinados, dañaban en forma ostensible a la sociedad. Vale preguntamos ahora: ¿qué sucede cuando la diosa Némesis se olvida de proteger a la población y tarda mucho en su accionar?

 

 

https://www.indicepolitico.com / indicepolitico@gmail.com / @IndicePolitico / @pacorodriguez


Read More

Extraordinario relato de gran periodista
by MercadoInterno - 0


EN LAS NUBES 

Extraordinario relato de gran periodista

Carlos Ravelo Galindo, afirma:

Creemos que compartir, integro, un correo de prensa, de una periodista de aquel periódico de grata memoria “El Día”, famosa e integra como doña Tere Gurza, es revelar el “quehacer de nuestros embajadores, en el extranjero, no todos, por fortuna, desde épocas remotas.

Lo hacemos hoy, cuando el señor de las mañaneras se reunió con ellos en Palacio Nacional, en dónde él reside.

Empezamos con el comentario de otro periodista, don José Antonio Aspiros Villagómez, del que no escatimamos nada de su prosa. Y coincidimos.

 Qué barbaridad, Tere. Qué historia. Fuiste muy profesional como siempre, pero además doblemente valiente porque tenías en contra al embajador y a los tontones y demás escoria peligrosa.

Lo que no nos comentas aquí, fue si finalmente publicaste esta información en El Día o la tenías guardada para hoy. 

Yo no me acuerdo si vi algo, pero leía mucho El Día; me gustaba. (Hace unos 30 años, mi hija Diana fue reportera de la sección Metrópoli y llegó a jefa de redacción; también hacía reportajes especiales para El Día).

Felicitaciones y abrazos. A.

continuación el espléndido trabajo periodístico de doña Tere Gurza, que vacaciona en el Cono Sur:

 

Santiago de Chile. En Chile se sabe mucho de México, tanto de su historia como de la actualidad.

Y con cualquier persona salen de inmediato a la conversación el Chapo, la liberación del Chapito y el embajador que robó un libro y una playera.

Precisamente con motivo de la “renuncia” de ese embajador en Argentina, Ricardo Valero, El Universal publicó otros hechos bochornosos cometidos por diplomáticos mexicanos.

Pero estoy segura que el peor, es el protagonizado por Rafael Eugenio Morales Coello, embajador en Haití en 1977 y cuyo criminal comportamiento tuve que denunciar al entonces secretario de Relaciones Exteriores, Santiago Roel.

Hace 42 años fui enviada a Haití por el periódico El Día, donde era reportera de asuntos especiales; y por la oportunidad que da el caso del embajador Valero, retomo ahora lo sucedido. 

Haití era y continúa siendo, uno de los países más pobres del mundo con un pueblo sufrido, noble y victimizado por tormentas, huracanes, terremotos y políticos siniestros y corruptos.

Y es patria también, de personas excepcionales como el comunista Gerard Pierre Charles; que con su esposa Susy y dos hijos, vivía entonces asilado en México, tras ser amenazado de muerte por FrançoisDuvalier.

Para 1977 el dictador había ya fallecido, dejando el poder a su hijo, Baby Doc; tipo sanguinario y loco que con la complicidad de su esposa, hermanas y madre, unos cuántos blancos y los Tontones Macoutes, reprimía con salvajismo a los pocos que se atrevían a oponérsele, desapareciendo de la noche a la mañana a sus familias y hasta sus casas, para que no quedara rastro de su existencia.

Con los tontones topé a mi llegada al aeropuerto de Puerto Príncipe, donde tenían el control y eran a su vez, vigilados por otra policía aún más represiva y temible, cuyos agentes aventaron mi máquina de escribir y casi me estrellan en la cara, mi maletita de mano.

Conociendo algo de la situación, mi periódico había pedido a la embajada mexicana que fueran a recogerme y me reservaran habitación en algún hotel confiable.

Como nadie acudió, tomé un taxi para ir al consulado; donde el hombre medio zafado que ejercía como cónsul, casado por cierto con una mujer chilena igualmente extraña, me dijo a las primeras de cambio que el embajador Morales Coello no había dado instrucciones de recogerme porque pasaba los días viendo qué podía negociar con el gobierno, que lo compensaba con cemento y otros materiales de construcción que vendía en el mercado negro a precios muy altos; y que frente a la casa de la embajada, había un hotel donde podía quedarme.

El recorrido hacía allá, me confirmó la desolación que había advertido desde el avión.

Los cerros estaban pelones y no había nada verde, porque durante siglos se habían talado los bosques para usar la leña como combustible.

Lo que hacía un fuerte contraste, con la belleza y verdor de la República Dominicana; donde había estado semanas antes y con la que Haití, comparte isla.

Personas famélicas deambulaban subiendo y bajando las colinas, en busca de algún trabajito o algo para comer o cubrirse.

Y encontraban a veces, pedazos de caña que chupaban con ansias, mientras les caía la basura que aventaban los ricos desde las colinas; porque echar los desperdicios para abajo, era la forma de deshacerse de lo inservible que aprovechaban los que nada tenían.

De los delgados brazos de algunos hombres, colgaban hilos de coser de varios colores que vendían por metro.

¿Se imaginan la miseria en que hay que estar para vender, o comprar, hilos de coser por metro?

Y mujeres sin calzones alzaban sus coloridos vestidos para airearse por el calor.

La situación contrastaba con el insultante lujo de hoteles y boutiques, asentados en lo alto; y con el palacio presidencial de Duvalier y sus esculturas de leones dorados.

Llegué finalmente al hotel, me registré y atravesé la calle para conocer al embajador.

No estaba; y tampoco estuvo cuatro o cinco veces más, que volví a buscarlo.

Con las horas me fui enterando que la pobreza era extrema, la sequía atroz, y se importaba todo; que Estados Unidos había mandado ayuda y decenas de Marines para manejar fuentes portátiles de energía, restos de la guerra de Corea, que daban a Puerto Príncipe y poblados cercanos algo de electricidad en las noches porque no había luz y tampoco agua y que costaba horas y dinerales, comunicarse a México.

Me bañaba con gotas, y me lavaba los dientes con Sprite o Coca-Cola; horrible cosa, pero era peor no hacerlo.

Cada vez que caminaba a la embajada mexicana, los niños que por ahí vagaban y me seguían a todas partes esperando una moneda, me rodeaban señalando la residencia y gritando “la morte, la morte”, hacían muecas y torcían los ojos.

Intrigada, me propuse entrar como fuera; además, Gérard me había contado que una joven había sido asesinada por los tontons, en el mismo jardín de la embajada cuando llegó buscando asilarse.

Pasaban los días y seguía sin conocer al embajador; y una tarde ví que los niños corrían despavoridos y distinguí tras los arbustos, las enormes y negras manos de tres tontonesarmadas con metralletas.

Decidida a indagar la razón para que en la embajada mexicana hubiera tales guardianes, toqué de nuevo.

Me abrió la sirvienta que ya conocía y siempre negaba que el embajador estuviera; pero como ese día me dijo que no tardaría le dije que lo esperaría; y muy sonriente me pasó a una sala donde había fotos del entonces presidente mexicano José López Portillo, cuya piel por efectos de la luz, se veía bastante obscura.

“Embajador blanco y malo ¿y presidente? …” balbuceó en español; y para congraciarme con ella, le dije que López Portillo, “era mulato y bueno”.

Sonrió feliz y con la ayuda de un diccionario español-creole que yo llevaba, sostuvimos una conversación de varios minutos y le conté, que era periodista.

Me preguntó si estaba yo ahí, por los “refugées”.

Paré orejas y se me erizaron los pelos de miedo, pero le dije que sí; que si ella sabía dónde estaban…

Sin contestar, me llevó de la mano pasando por la cocina, a una escalerita de cemento que daba a un sótano; y por una enrejada ventanita, pude ver las sombras de dos o tres personas.

Pero al oír que un auto paraba frente a la casa, me jaló a la sala justo a tiempo de sentarme, y ver que entraba el embajador Morales Coello dando el brazo a su anciana madre, que recién había recogido en el aeropuerto, y cargando una histérica y ladradora perrita que me pelaba los dientes y a la que él acariciaba y daba besos en el hocico.

Tras su sorpresa al encontrarme en su sala y mis reclamos por no haberme recibido, empezó a contarme que apenas tenía semanas en el cargo; que por ser soltero, debía dedicar tiempo a arreglar la casa “que estaba infame” y que no entendía por qué, pese a haber sido compañeros de escuela, López Portillo lo había mandado “a este infame y repugnante lugar de negros, con los que no se puede hablar de nada; y menos de literatura, que es lo que me interesa”…

Lo dejé hablar un rato para que se engolosinara con sus palabras y poder recuperarme yo de las impresiones.

Luego prendí mi grabadora y le pregunté de sopetón, si podía entrevistar a los asilados.

Se paró como resorte y moviendo los brazos como si quisiera pegarme, negó a gritos que los hubiera.

Para protección mía y de la sirvienta que me había mostrado el calabozo, inventé que el director de mi periódico Enrique Ramírez y Ramírez, me acababa de hablar para decirme que en México corría esa información y para pedirme le preguntara, por qué no había avisado a Relaciones Exteriores.

Me miró con furia, pero en sus ojos advertí también miedo cuando me respondió que estaba esperando que el gobierno haitiano le dijera “lo que se podía negociar”.

Argumenté que México jamás negociaba el asilo a los perseguidos; y seguimos discutiendo durante algunos minutos, hasta que en tono más agudo que los ladridos de su animal, me dijo que me largara y tuviera cuidado, porque no hablaría más conmigo.

Salí de la embajada y en mi hotel, intenté comunicarme con El Día.

No quiero a los gringos, pero me gustan más que los tontones y los embajadores corruptos o chiflados, así que fui a la embajada estadounidense a pedir ayuda para hablar al periódico.

Me recibieron amablemente; me pasaron datos sobre la terrible situación de Haití, las continuas violaciones a los derechos humanos y el interés del presidente Carter y de su embajador especial Andrew Young, en preservarlos.

Me presentaron a corresponsales extranjeros a los que, perdiendo la exclusiva para que no fueran a desaparecerlos, les conté sobre los asilados que había visto.

Y me ofrecieron la compañía permanente de tres Marines, que se alojaban en mi hotel.

Con ellos recorrí la isla viendo que eran recibidos con aplausos; y juntos fuimos a la horrible ceremonia del Vudú, cuyos tambores oíamos todas las tardes justo cuando pasaba una viejita diminuta gritando paté, paté, mientras bajaba de su cabeza una mugrosa canasta con unas cuantas galletitas saladas y húmedas, untadas con jamón molido.

Anduve con los Marines casi una semana, y al regresar una noche al hotel todo mi cuarto estaba en desorden; mi ropa en el suelo, mi Olivetti destruida, los rollos de mi cámara velados, mis apuntes y grabadora rotos y la cinta de los casetes de fuera.

Pero por precaución, en el que había grabado la entrevista con el embajador, lo traía siempre conmigo.

Asustada, volví a la embajada estadounidense y ahí me comunicaron con el director de El Dìa Enrique Ramírez y Ramírez, quién me dijo que saliera de Haití lo antes posible.

Los Marines me llevaron al aeropuerto, don Enrique me recogió en el de México y fuimos directamente a hablar con el entonces Secretario de Relaciones Exteriores, Santiago Roel.

Escuchó lo que le conté y después de oír mi entrevista con su embajador, le pidió a Ramírez y Ramírez no publicarla hasta que pudieran rescatar a las personas del sótano .

Con ayuda norteamericana, México logró liberarlos, darles protección y encontrarles donde vivir; y por supuesto el embajador, dejó de serlo; y también el cónsul.

Durante años quise saber más del asunto, sin encontrar nada; el nombre de Morales Coello, no aparece en la lista de diplomáticos mexicanos; y Google solo informa, que recibió permisos del Senado para recibir en 1978 y 79, condecoraciones menores de los gobiernos de España y Venezuela.

Pero un día, encontré un cable oficial de Estados Unidos desclasificado por WikiLeaksen 2009, que se refería a él como "un tipo raro que esquivaba a sus colegas y no cumplió con una sola de las visitas protocolarias usuales entre diplomáticos".

Agregaba “fue el embajador con el récord de más corta estancia en Haití; volvió a México el 29 de nov. 1977 abruptamente y por razones desconocidas, que nos interesaría saber si algún día salen a la luz”.

Integro por ser verás y oportuno.

craveloygalindo@gmail.com

 

Read More